Mentalidad empresarial

Usted no necesita enemigos, usted necesita resultados

Las personas de espíritu pequeño siempre se enfocan en lo negativo. Por ejemplo, piensan que les tienen envidia. Viven a la defensiva, sospechando siempre. No pierda el tiempo con pequeñeces del espíritu.

Se justifican con frases del tipo: “piensa mal y acertarás.” Los estudios acerca del éxito indican que el enfoque es fundamental: lo mejor que puedes hacer con algo que no te gusta, es ignorarlo. Tu atención vale oro y es, a menudo, lo que regalas con más facilidad. Usted tiene que ponerse en la frecuencia del éxito:

– Empiece a creer que todos quieren que usted triunfe.

– Empiece a creer que todos hablan bien de usted

– Empiece a hablar bien de las personas; solo participe en conversaciones positivas, que edifiquen. Salga de los ambientes de acidez.

– Desee que otros ganen: lo que deseas para otros, te lo deseas a ti mismo.

– Solo enfóquese en lo que SUMA.

Enfóquese en eso: en avanzar. Los que hablan, los que critican, los que desconfían, solo deben ser ignorados. Al final, usted no tiene que demostrar que puede… ellos sólitos se van a dar cuenta que estaban equivocados. Recuerde: usted no va a triunfar para callar bocas, usted va a triunfar porque merece triunfar.

 

En otras palabras, su éxito no debe estar motivado por la revancha y el rencor, sino por motivaciones nobles. Ganadores son los que dicen: “Mi sueño es construirle una casa a mis padres.” “Mi visión es hacer ese negocio a nivel mundial.” Ellos siguen ese sueño no porque los han criticado y quieren demostrar que son capaces: ellos siguen ese sueño porque ese es su llamado. Les critiquen o no, igual ellos lo van a hacer.

Por eso, lo mejor, ante las críticas, las envidias y los sentimientos negativos es IGNORARLOS. Al contrario, usted tiene que mentalizarse en que la gente quiere verle triunfar. Dicen que los pobres piensan que les tienen envidia. Los pobres andan sospechan siempre del vecino, del amigo: creen que los quieren ver abajo, que los quieren ver caer. Y entonces, como tanto piensan en eso, eso atraen. Porque lo que enfocas, se expande. Incluso la gente que tiene ese espíritu insano cuelga en sus redes sociales mensajes alusivos a la envidia. Existen hasta canciones de la envidia y el rencor.

Señores, lo nuestro es el éxito. Deje que otros se maten con su veneno. Lo nuestro es irradiar éxito. Haga lo siguiente:

#1 Empiece a alentar a los que, como nosotros, van para adelante. Los mejores amigos de los soñadores son siempre otros soñadores. Los soñadores son la vitamina de los soñadores: cuando se juntan se produce una energía contagiosa.

#2 Empiece a creer que todos quieren verle ganar. Aunque en la realidad alrededor suyo existan personas de mal corazón que disfrutan de su fracaso, USTED ELIJA CREER QUE TODOS QUIEREN VERLE GANAR. Crea eso y su mente lo dará como cierto y, en consecuencia, actuará como tal.

#3 Empiece a creer que todo lo que ocurre, ocurre a su favor. Existe el caso de un millonario de nombre Clement Stone al que se le conocía como “el paranoico inverso” porque pensaba que todos confabulaban para que le vaya bien. Haga lo mismo usted y cosas maravillosas empezarán a suceder.

Previous post

El “amor al dinero” es la raíz de todos los males, NO el dinero

Next post

Una clave del éxito es quitarnos las etiquetas

Carlos Lancot

Carlos Lancot