Historias y Reflexiones

Ningún sueño es muy grande, y ningún soñador muy pequeño

“No teníamos estudios, no hablábamos bien el inglés, dormíamos poco y cada uno tenía 3 empleos diferentes. Así construimos Forever 21”.

El millonario originario de Corea del Sur concedió una entrevista exclusiva en la que narró una historia que merece la pena contar:

Do Won Chang, co-fundador de Forever 21, nació en Corea del Sur, y, a pesar de tener tan solo la secundaria terminada, se arriesgó y junto a su esposa Jin-Sook, emigraron a Estados Unidos en busca del sueño americano en 1981.

Esto fue un golpe tan duro que Do Won Chang con 22 años tenía que trabajar de mañana en una cafetería como mesero, en la tarde en una gasolinera y en la noche en un café como limpiador.

Do Won Chang dijo que notó que los empresarios de la industria textil eran los que traían los mejores autos, por esta razón decidió tomar ese camino y fundar una tienda de ropa junto a su esposa.

Después de 3 años de trabajo intenso para recaudar los fondos necesarios, usaron todos sus ahorros (11 mil dólares) para fundar su primera tienda de ropa en Los Ángeles llamada Fashion 21 y en tan sólo un año las ventas alcanzaron 700 mil dólares. El siguiente año se le cambia el nombre de Forever 21.

Hoy en día, Forever 21 posee el puesto # 96 de las empresas privadas más grandes con unos ingresos anuales de 4.4 mil millones de dólares con más de 30 mil empleados en 790 locales a lo largo del mundo y el patrimonio neto de Do Won Chang y su esposa Jin-Sook Chang es de 3 mil millones.

MORALEJA: Ningún sueño es muy grande, y ningún soñador muy pequeño.

Imágenes de portada: Forbes y Yonhap

Historia de Internet con ayuda de Forbes.

Previous post

Mentalmente fuertes, trabajadores y muy perseverantes: así son los ganadores

Next post

Los empresarios ganan dinero por resolver problemas

Mundo de Millonarios