Mentalidad empresarial

Ningún libro puede cambiar tu vida

Ningún libro,
Ninguna empresa,
Ningún producto,
Nada puede cambiar tu vida, excepto tu mismo. 

A veces las personas dicen: “ese libro me cambió la vida.” Eso es falso… tú cambiaste tu vida con ese libro.

La empresa de mercadeo en red en la que te encuentras no te cambió la vida. Tú cambiaste tu vida con esa empresa.  Ese producto no mejoró tu salud…tu mejoraste tu salud con ese producto.

No le cedas poder a nada externo.

Ganadores no tienen actitud pasiva; no son cambiados, ni arrastrados por las circunstancias. Tienen actitud ACTIVA, son generadores de cambio… Acéptalo: todo empieza por ti. Nadie cambia tu vida, solo tú con tus decisiones. Esto es de vital importancia porque constituye un acto de responsabilidad: “si algo pasa en mi vida, es porque yo decido que pase.”

¿Cuántas personas han leído los mismos libros que usted y, sin embargo, siguen viviendo igual? La diferencia nunca está en los libros. ¿Cuántas personas han ido a las mismas capacitaciones a las que asistió usted y siguen iguales? La diferencia no es la capacitación, sino los asistentes a la capacitación. ¿Cuántas personas están en la misma empresa en la que se encuentra usted y su vida sigue igual o peor? La empresa no cambia a nadie, son solo algunos los que decidieron cambiar apoyándose en la empresa.

Señores, nada externo puede cambiarnos. Somos nosotros los que, desde nuestro interior, podemos cambiar apoyándonos en lo externo. No le cedas poder a las cuestiones exteriores…todo el poder está en ti y son tus decisiones. Decisiones hacen la diferencia.  En la sabiduría oriental expresan esta enseñanza con la lección del huevo. Los viejos maestros chinos sostienen que si un huevo se rompe desde afuera, la vida muere. Pero si el huevo se rompe desde el interior, la vida se expande. Pasa lo mismo con las personas: una persona que no quiere cambiar, que no le nace mejorar, no lo hará, por más ayuda y por más facilidades que le den: simplemente no lo hará. En cambio, alguien que quiere mejorar buscará la forma. Se abrirá camino y encontrará respuestas, salidas y soluciones. ¿Cuál es la diferencia? La voluntad. Por eso los libros, las capacitaciones y las empresas o los productos, por más buenos que sean, nada pueden hacer si el alumno no está listo.

Previous post

La gente vive en la pobreza no por lo que gana, sino por cómo piensa

Next post

Toda la diferencia está en tu forma de pensar

Carlos Lancot

Carlos Lancot