Mentalidad Empresarial

La gente mediocre quiere triunfar sin esforzarse y sin prepararse

En el mundo no hay nada gratis. «Alguien siempre paga el lonche», dijo un conocido empresario. Lo mismo aplica para el éxito y para el fracaso. Los precios se pagan, siempre se pagan. De la vida nadie se va sin pagar la cuenta.

De hecho, el precio de la ignorancia es el más caro de todos. Por no leer, hoy muchos viven sólo para comer. Por no ir tras sus sueños, hoy muchos van tras sueños ajenos. La gente pobre pide rebajas hasta cuándo del esfuerzo se trata. Quieren hacerse ricos, pero sin tropezar. Quieren ir por la vida sin hacer el esfuerzo de pensar, de sudar, de correr riesgos.

He aquí una verdad: Sin acción, no hay resultados. Sin inversión, no hay ganancia. ¿Los libros le parecen muy caros? Pruebe el precio de la ignorancia. ¿No tiene tiempo para educarse financieramente, pero si lo tiene para todos los días cumplir las órdenes de su jefe? ¿No tiene capital para abrir un negocio, pero si tiene para pagar puntualmente los intereses del banco?

No juegue con su éxito. No regatee. No hay nada más caro que la ignorancia: de ahí nacen las enfermedades, las deudas, los problemas de valía personal, de ahí nace todo. Coinciden todos en señalar que el principal activo que tenemos es la mente. Ese es el mejor negocio: trabajar en uno mismo. Así que antes de empezar una empresa, la persona de éxito empieza un cambio mental. Si usted se hace de una mentalidad ganadora, ganará donde vaya. Haga el negocio que haga, usted ganará. Lo haga aquí o en cualquier otra parte, usted es el triunfo. Usted es la semilla.

Piense en perspectiva y deje de regatear. Consigo mismo usted no puede ser pesetero. Dice T. Harv Eker: que los pensamientos generan sentimientos y que los sentimientos nos llevan a acciones y las acciones a resultados. Si usted quiere hacerse rico, tiene que empezar a consumir información de riqueza. No a los noticieros, No a los chismes, No a la música chatarra. SÍ AL ÉXITO: Más libros de desarrollo personal, más audios de riqueza, más revistas de negocios. Recuerde: Pensamientos >>> Sentimientos >>> Acciones = Resultados.

Los millones se hacen en la mente, y no se hacen peseteando, sino apostando a ganador.  Cierro con el maestro Benjamín Franklin: «Vacía tu bolsillo en tu mente, y tu mente llenará tu bolsillo.»

Previous post

La poderosa historia de la viuda y el aceite

Next post

Los mejores consejos de «Padre Rico» para hacerse millonario

Mundo de Millonarios