Actualidad

Don Abel no tenía clientes en su puesto de hot dogs y así lo ayudaron

Cada vez que tengas la oportunidad de ayudar, hazlo sin pensarlo dos veces.

Existe una frase muy conocida que dice así: “es mejor dar que recibir”, y si nos ponemos a reflexionar un poco, “dar” no solo está vinculado al dinero, también se trata de tiempo, consideraciones, buenos deseos y cualquier otra ayuda en general.

Cuando vemos a personas que necesitan de nuestra ayuda, no debemos permitirnos ser indiferentes. Detrás de aquel ser humano, existe una familia, una vida y muchas otras razones por la cual debemos invertir un poco de nuestro tiempo o conocimientos.

Una ayuda inesperada.

Hace unos días, un usuario compartió una fotografía en las redes sociales (Facebook). En ella se puede ver a un hombre detrás de su carrito y al parecer no tiene ningún cliente.

Se trata de Don Abel, un señor de la tercera edad que se dedica a la venta de hot dogs en San Juan del Río, Querétaro. Su extraordinaria historia se viralizó conmoviendo a muchas personas tanto en mexicano como en varias partes del mundo. Su vida demuestra que, pese a las dificultades o problemas la unión es esencial en las buenas acciones.

La publicación decía lo siguiente:Hace unos días vi a este señor en Av. Juárez por donde se para el camión del Rodeo, el señor vende hot dogs, ya es un señor grande, hacía mucho frío, no tiene luz para su carrito solo así como lo ven está trabajando”. Comentó el joven Hiris Cruz en su publicación de Facebook.

“Me acerqué a comprar un hot dog para ayudarlo ya que solo traía $20 pesos, entre la plática me comentó que hace rato no vende nada, me sentí bien al ayudarle por qué tal vez era el primero que vendía, tal vez no sea el hot dog que estamos acostumbrados a comer pero lo que si vi es que quiere salir adelante”.

“Si subo está publicación no es para que haya malos comentarios u ofensas, si me atreví a publicarlo es para que lo ayudemos a comprar cuando pasemos por ahí. Ayudemos a compartirlo y lo más importante a comprarle un hot dog”. Dijo el joven internauta.

A los pocos días, cientos de personas se hicieron presentes en el negocio de este señor para comprarle un hot dog.

La foto que compartió Hiris más de 4 mil veces, fue el inicio de una gran convocatoria para ayudar a don Abel. Luego de ello, Saulin Gudi, quien es el gerente de una conocida tienda de inflables de la zona, decidió prestar una botarga y un equipo de sonido, para hacer más expansiva, la ayuda hacia el abuelito.

Reflexión.

Tenga siempre presente que, ayudar a los demás es un deber que se debe hace de corazón. Se debe estar dispuesto y sin estar sujeto condiciones.

No hay nada de malo en ayudar a otros, pero ayudar puede estar mal si no se hace de la forma correcta.

Previous post

Hombre encuentra cheques por 2 millones de pesos, los devuelve y le regalan una pala

Next post

Plantar árboles, la solución contra el cambio climático

Carlos Lancot

Carlos Lancot