Desarrollo personal

5 Momentos en los que es mejor mantener silencio

Dice una frase: “Cuando la ignorancia habla, el sabio calla.”

Definitivamente, existen ocasiones en que es mejor quedarnos callados antes que hablar. Seguramente alguna vez se la ha pasado hablando mucho cuando era mejor haber permanecido en silencio.

Existen momentos en que es mejor guardar silencio y aquí le diremos cuales son:

#1. Si no hay nada interesante que decir, es mejor callar.

Saber comunicarse significa en primer lugar, tener algo que decir. Si no tiene nada interesante que decir ¡Mejor cállese!

En un intento de hacer que nuestros discursos sean más autoritarios y competentes, agregamos palabras y expresiones para dar más énfasis e irónicamente producen exactamente el efecto contrario: debilitamos nuestra comunicación y socavamos la confianza del oyente.

#2. Es mejor callarse cuando se está enojado.

Cuando las emociones son fuertes, las palabras pueden doler. Una vez hablado, no tenemos la opción de retroceder para eliminarlos. El daño ya está hecho.

No exprese valoraciones, críticas o juicios cuando esté enojado o molesto. Si se siente enojado, es mejor hablar lo menos posible. Sus emociones afectarán su profesionalismo e inteligencia.

Cuando habla, es esencial mantener la calma. Discutir en su totalidad el “cisma emocional” rara vez es productivo. Es mejor tomarse un tiempo, alejarse de la situación y mirarla objetivamente.

Será más fácil, en un segundo período, enfrentarlo nuevamente. Mientras tanto, no “descargue” su ira sobre otra persona. Su éxito depende también de esto.

#3. Mejor cállese si desconoce el tema.

“¡Mejor guardar silencio y dar la impresión de ser estúpido, en lugar de hablar y eliminar todas las dudas!” Oscar Wilde.

En vista que el silencio es vergonzoso, las personas a menudo se apresuran a decir cualquier cosa. El silencio jamás debe llenarse, especialmente cuando no hay nada útil para llenarlo (qué decir).

Es mejor guardar silencio sobre un tema que no conoce. En lugar de hablar tonterías.

#4. Si no sabe “cómo” decirlo, es mejor guardar silencio.

Si no puede imaginar las consecuencias de sus palabras es mejor callar. Si aún no lo ha pensado, seleccione un buen discurso, elija sus palabras y exprésese lo mejor posible. De lo contrario, en un caso así, es mejor guardar silencio.

#5. Mejor guardar silencio si se siente desanimado.

Aquí hay un momento que corre el riesgo de dañar su imagen frente a colegas, colaboradores, amigos, etc.

Cuando se sienta íntimamente desmoralizado, decepcionado, amargado, afligido… por los resultados en el trabajo, por el comportamiento de las personas, por la vida… es mejor callar.

Si habla demasiado en esta situación, corre el grave riesgo de que salgan de su boca quejas y otras palabras negativas.

Cuando se sienta profundamente desanimado. Es mucho mejor guardar silencio.

Estar en silencio a menudo lo fortalece.

No hay necesidad de decir algo solo porque la otra persona está preguntando, esperando una respuesta o reacción de usted.

El silencio es una parte “normal” de la comunicación. Es un comportamiento (no verbal) que si se usa correctamente puede tener un efecto positivo significativo en su forma de comunicarse.

Quienes logran guardar silencio y escuchar tienen carisma y tienen relaciones más fuertes y duraderas.

Previous post

4 Características que tienen los amigos falsos

Next post

8 Frases de sabios que enseñan a vivir con sabiduría

Carlos Lancot

Carlos Lancot