Consejos y Frases

5 Hábitos de los millonarios que la gente común ignora

El éxito depende de una decisión y una decisión siempre es impulsada por la fuerza de un deseo. Es así de sencillo: lo que separa a ricos y pobres es la decisión.

¿Cómo sabes que has tomado una decisión? Le preguntaron a Tony Robbins y él respondió: “Si no hay acción, quiere decir que todavía no has decidido.”

Naturalmente, tras la decisión existe un conjunto de hábitos que todo ganador desarrolla. Esos hábitos usted los puede empezar a construir uno por uno… recordando siempre aquella máxima que dice: “Primero construimos los hábitos… luego los hábitos nos construyen a nosotros.” ¿Cuáles son esos hábitos?

#1. Definir tus metas. –  Los millonarios no actuamos por azar, definimos claramente nuestras metas. Para que una meta sea realizable esta se la debe poder medir, es decir llevar un control sobre cuanto se ha avanzado hacia su culminación. Las metas te dan un norte… y te permiten vivir en el paradigma primero lo primero.

#2. Consistencia: El camino del emprendedor, independiente de cual sea el área en el que se desenvuelva, no es fácil… siempre se presentan obstáculos. No obstante, si no tienes el hábito de terminar lo que empiezas, difícilmente podrás llegar lejos.

#3. Gestión de las Emociones. – Una de las características del ser humano es que se mueve por medio de emociones. Somos criaturas emocionales. Muchas veces éstas impiden pensar con claridad y tomar decisiones certeras. A continuación, tres tips para el manejo de emociones:

  • Practicar técnicas de respiración relajación
  • Realizar afirmaciones positivas
  • Tomarse unos minutos para aclarar sus ideas. Nunca decidir con las emociones arriba porque, como dice la frase, “cuando las emociones suben, la inteligencia baja.”

#4. Aprender de los errores. – Los perdedores cometen errores y no aprenden. Por esos sus errores son caros.  Un millonario es un aprendiz… aprende todo el tiempo y aprende de absolutamente todos. Warren Buffet, considerado uno de los mejores inversionistas, reconoció haber perdido casi un billón de dólares en compra de bonos a compañías de Energías del Futuro. “Muchos de ustedes ni siquiera habrán oído hablar de dicha compañía. Considérense afortunados; ojalá yo tampoco lo hubiera hecho… lo bueno es que ya aprendí.” El concepto es muy claro: “el error de hoy, es la utilidad de mañana.”

Previous post

4 Poderosos libros para fortalecer la autoestima

Next post

El poder de la visión para sacar adelante un negocio

Carlos Lancot

Carlos Lancot